Devoción a Santa Ana en Colmenar Viejo

Santa Ana, esposa de Joaquín, madre de la Virgen Maria y abuela de Jesús.
Las historias que se narran en relación a ella no vienen de los Evangelios Canónicos, sino se basan en diversas historias que fueron recogidas en la Leyenda Dorada, escrita por el dominico Jacopo Voragine, en el siglo XIII. La devoción a Santa Ana se inicia, en Occidente, en el siglo XII por las cruzadas, debido a unas reliquias que se trajeron de Oriente y que eran de la Santa. Su devoción culmina más adelante, en el siglo XV y hasta mediados del XVI. Su popularidad se identifica con la imagen maternal y su función educadora, Las madres de familia tienen como modelo a la Santa, que había educado a la Virgen, la más perfecta de las mujeres. También su devoción es debido a estar considerada dentro de los Santos Abogados de la Buena Muerte, ya que fué asistida, en los últimos días de su vida, por su nieto Jesús.
Encuentro en la Puerta Dorada
 Las figuras de los padres de la Virgen María no están mencionados en Evangelios Canónicos, ya dicho, sino en los Apócritos. Según se cuenta, el matrimonio Joaquín y Ana, descendientes de David, llevaban veinte años casados y sin descendencia. La esterilidad estaba considerada por los judios como maldición divina. Avergonzado Joaquin, por no ser aceptada una ofrenda, por esta razón, abandonó su casa y se retiró al campo con unos pastores a rezar. Al cabo del tiempo, el Angel de Dios, le anunció que sería padre de una hija. El mismo angel, anuncia esta bendición también a Ana, que estaba en Jerusalén, y manda a ambos que se reúnan en la Puerta Dorada del Templo de Jerusalén. Cuando se encontraron se dieron un beso y fue el momento de la concepción de María.
La promesa del angel emisario de Dios se cumplió y Ana dio a luz una Niña de nombre María.Este tema se popularizó, dando lugar a una escena donde Santa Ana está acostada en su lecho servida por unas mujeres donde la cuidan al igual que a la Niña recién nacida.

Nacimiento de la Virgen
Estas dos escenas fueron recogidas en el Retablo Mayor de la BASÍLICA de Colmenar Viejo, es decir el "Encuentro en la Puerta Dorada" y el "Nacimiento de la Virgen". En la primera aparecen Joaquín y Ana que se abrazan delante de la Puerta Dorada que ocupa el centro de la composición, acompañando a Ana, un grupo de tres mujeres y junto a Joaquín tres pastores con un cordero y un carnero. El Nacimiento de la Virgen se desarrolla en el interior de una habitación con cortinas. Santa Ana esta acostada en una cama y atendida por una mujer que le ofrece un caldo y en primer plano una mujer joven le toma la mano afectuosamente. Hay otra mujer que señala a la Niña, la cual mira a su madre y es sostenida por otra mujer que lleva en sus manos las Sagradas Escrituras. Asomándose por la puerta, aparece San Joaquín como espectador de la escena.

La devoción de Colmenar Viejo de la religiosidad cristina, se muestra con una serie de edificios realizados a través de los tiempos. Aparte de la Basílica se encontraban las capillas de Santa Ana, San Francisco y el Convento Franciscano; y una serie de ermitas que rodeaban a la población a modo de corona y que hacían de protección a sus habitantes contra todo tipo de males, como por ejemplo la más alejada, de San Pedro, situada en el cerro que lleva su nombre, la de San Bartolomé, ahora de la Virgen de los Remedios desde el siglo XVII. Otras más cercanas y que fueron situadas en los caminos que daban entrada al pueblo: San Andrés, San Sebastián, Magdalena, Santa Ana, Virgen del Rosario, Virgen del Socorro y Virgen de la Soledad, algunas de ellas ya desaparecidas y otras levantadas de nuevo como la de la Magdalena, aunque en otro lugar.

Este fervor mariano se amplia en Colmenar Viejo con la devoción a Santa Ana, existiendo una capilla en la calle de la Feria y una ermita en el antiguo camino de Madrid y cercana al nuevo cementerio que lleva su nombre.
La Capilla de Santa Ana tiene mucha importancia en la vida religiosa para Colmenar por ser el lugar donde es llevada la Virgen de los Remedios a su llegada a Colmenar en las Fiestas Parroquiales el último viernes de Agosto que su semana tenga domingo en dicho mes. Se dice por los devotos: "La Hija se aloja en casa de la Madre". Unido a la Capilla existía un hospital, que desapareció hace ya unos cuantos años, siendo trasladada su portada, en 1945, a la Ermita de los Remedios.

Esta Capilla se fundó en 1475 por Francisco Larez y más adelante, el presbítero Juan Gonzalez del Real, natural de Colmenar Viejo, fue el que instituye el hospital, antes de su muerte en 1530, dejándolo a los pobres incluida la Capilla con abundantes bienes. Juan Gonzalez del Real fue Capellan del tercer Duque del Infantado Don Diego Hurtado de Mendoza.
Lo más antiguo del conjunto Capilla y Hospital era la portada de la calle, con un arco de medio punto con grandes dovelas que recuerda el acceso al patio del castillo de Manzanares, arquitectura típica de aquella época desde los Reyes Católicos hasta primeros años del siglo XVI. Bajo el alfiz y soportado por una repisa se encuentra el grupo escultórico de Santa Ana, la Virgen y el Niño, ejecutada hacia 1510.
Entrando al patio, se accede a la Capilla de planta cuadrada, que tiene una puerta con arco de medio punto y una techumbre de estilo mudéjar con elementos renacentistas, obra realizada en 1530, posterior a la fachada. El sepulcro de Juan González, está allí al lado de la puerta y tiene una mesa de altar del siglo XVIII y las imágenes de San Fabián y San Sebastián, procedentes de su ermita. El retablo que decoraba la Capilla es del siglo XVIII de estilo rococó, fué trasladada a la Basílica en 1954.

En la portada actual de la Capilla en la calle la Feria existe una réplica del grupo escultórico de Santa Ana, ya que en mayo de 1977 se procedió a retirar el original de su ubicación y se trasladó para su restauración y la realización de una copia. Actualmente la obra original se encuentra en el Museo de Arte Sacro de la Basílica y la copia está situada en la hornacina de la portada de la Capilla de Santa Ana, en la Feria.


Documentación por Aurea de la Morena Bartlomé. Cuaderno de Estudios nº 10

Resumen: Pedro López Chivato

No hay comentarios:

Tu opinión nos interesa, escribe un comentario

Gracias por tu aportación.