Renace el Museo de Historia de Madrid

Museo de Historia. Fuencarral, 78.

Instalado en la siempre concurrida calle de Fuencarral, dentro del Antiguo Hospicio de San Fernando, edificio que data de 1721 y muestra una de las fachadas barrocas más singulares de la ciudad obra de Pedro de Ribera, el museo fue inaugurado el miércoles 10 de diciembre por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que lo definió como “signo del indiscutible liderazgo cultural madrileño” y como “principal centro documental” capitalino.


La planta inicial se destina a los siglos XVI y XVII, origen de la capitalidad filipina, con profusión de efigies y retratos regios, como un busto de Felipe II en bronce, obra de Jacques Jonghelink y una deliciosa maqueta del Estanque Grande del Retiro durante una representación calderoniana; la primera planta del edificio acoge el siglo XVIII en su clave más madrileña y la planta superior, el siglo XIX, con el famoso cuadro de Goya Alegoría de Madrid, célebre por sus consecutivos repintes acordes con los cambios políticos. En esta planta cabe apreciar desde un faetón ómnibus para el traslado de personas, vigente hasta que el servicio de taxis fuera creado en Madrid en 1909, hasta porcelana, artículos de cosmética o abanicos. Pieza destacada y muy desconocida, que se muestra también al público en este ático del antiguo hospicio es la maqueta del proyecto del arquitecto Silvestre Pérez (1767-1825), de lealtades josefinas, para unir el Palacio Real con la iglesia de San Francisco el Grande, a la sazón, 1810, sede de las Cortes, en un grandioso plan, irrealizado, para conectar simbólica y realmente los poderes ejecutivo y legislativo.

Todo el museo ofrece interés al visitante por la variedad de sus colecciones para hacerse una idea de las cuales baste decir que solo en litografías los fondos del Museo de Historia atesoran más de 6.500, otro tanto de fotografías —hay más de 500 álbumes de Laurent, Clifford y otros— y un número muy superior de grabados, algunos de los cuales, como el mapa de Madrid atribuido a Mancelli, de 1625, los visitantes pueden admirar. La antigua capilla irá destinada, en una ulterior actuación, a albergar la pintura religiosa.


No hay comentarios:

Tu opinión nos interesa, escribe un comentario

Gracias por tu aportación.